Banská Štiavnica

Banská Štiavnica, llamada la ciudad de la plata se asienta en el centro de una inmensa caldera en las colinas Glanzberg, entre los bosques de la montaña Štiavnické vrchy , en el centro de Eslovaquia. Incluida como Patrimonio de la Humanidad por Unesco, es uno de los lugares más interesantes del país, con un gran conjunto monumental de edificios.

Banská Štiavnica
Banská Štiavnica

Historia

Siendo Banská Štiavnica la mina más antigua de Eslovaquia, tuvo un rol importante ya desde mediados del siglo XIII, adquiriendo privilegios de explotación que luego fueron adoptados por otras ciudades con explotaciones mineras en su territorio. De hecho en un documento de 1275 el escudo de la ciudad ya muestra herramientas vinculadas a la actividad. Pero fue mucho antes, ya en la edad de bronce, cuando la población celta asentada aquí, fue consciente de la calidad de los minerales, como atestiguan los yacimientos del fuerte de la montaña Sitno o del pueblo de Beluj. En 1156 ya se la conocía como «Terra Banensium» (la tierra de mineros).

La Edad Media supuso el comienzo de una explotación cada más intensa de oro y plata, que contribuyó a la riqueza de la ciudad y la llegada de inmigración sajona que se asentó en Banská Štiavnica. Sin embargo, a finales del siglo XV y especialmente en el XVI se produjo un lento restroceso de la actividad minera provocado por  las razzias del imperio otomano y la bajada de precios de los materiales preciosos.

La sociedad aún disfrutada de una prosperidad que propicio la construcción de suntuosos palacios renacentistas y casas burguesas a cargo de arquitectos de renombre de la época. El valor de las minas era tal que tuvo que ser protegida la ciudad por muros, dos castillos y edificios fortificados para evitar los continuos ataques turcos.

Banská Štiavnica se convirtió en una de las ciudades mineras más importantes de Europa, con una producción de quince mil kilos de plata al año. Y muchas de las innovaciones técnicas de vanguardia, como los explosivos en 1627, sistemas de drenado y canalización de las aguas que se filtraban (conocidos como Tajchy), o la mecanización del transporte subterráneo se aplicaron por primera vez en sus minas.

En  1733 se fundó la escuela de minería en Banská Štiavnica, y en 1762 durante el reinado de la emperatriz María Teresa I de Austria se instituyó como Academia técnica (una especie de universidad, y la primera del mundo en su especie). El imperio austrohúngaro fomentó la actividad minera para sufragar la economía de la monarquía Habsburgo. Solo el freno de la extracción en la mitad del siglo XIX paró su crecimiento, cerrando la última mina en 2001, aunque hoy en día la actividad turística tiene en el pasado minero un interés creciente. Sin duda la designación de Patrimonio Unesco en 1993 contribuyó al impulso del turismo en Banská Štiavnica, que tras la segunda guerra mundial vivió décadas de decadencia absoluta.

Que ver en Banská Štiavnica

El precioso centro histórico de  Banska Stiavnica  con sus calles de trazo medieval y sus bellos edificios de influencia sajona anima a pasear. La plaza de la Santísima Trinidad (en eslovaco Trojičné námestie) del siglo XVI es su motor social, aquí se encuentra la columna de la Peste, testimonio de como diezmó a la población, obra de Dionýz Stanetti y con figuras de santos protectores . Su forma está determinada por los edificios ya existentes previamente del Ayuntamiento y la Iglesia de Santa Catalina.

Plaza de la Santísima Trinidad y Columna de la Peste en Banská Stiavnica
Plaza de la Santísima Trinidad y Columna de la Peste en Banská Stiavnica

El ayuntamiento (Radnica) es obra del siglo XIV, y era la sede del consejo de la ciudad. A principios del siglo XVI, la Capilla de Santa Ana fue derribada para permitir la construcción del grupo escultórico de la Virgen. También albergó la cárcel.

Otro edificio notable es el Kammerhof (principios del siglo XVI), un complejo con diferentes fases y estilos arquitectónicos, que funcionó como sede de la Cámara de Comercio y el Consejo minero que administraba las minas de la región de Eslovaquia Central.

La torre Klopačka (de la llamada) con aires renacentista y barroco data de 1681. Desde aquí se señalaba el aviso para que los mineros acudieran a sus puestos de trabajo, además de avisar de incendios, fallecimientos o fiestas en Banská Štiavnica.

El castillo viejo -Starý zámok– fue en sus inicios allá por el siglo XIII una basílica románica de tres naves en el cerro Paradajz. En el siglo XV ante las incursiones otomanas fue fortificada y su fisonomía acabó dando lugar a un castillo donde aún se conserva la Capilla de San Miguel.

No lejos está el Nový zámok, el Castillo nuevo, una fortaleza renacentista en la colina de Frauenberg. Se construyó entre 1564 y 1571 con el objetivo de proteger aún más la ciudad. Los dos castillos  albergan hoy museos y exposiciones.

Las iglesias principales de Banská Štiavnica son Kostol sv. Kataríny (Iglesia de Santa Catalina), Kostol Nanebovtsia Panny Márie (Iglesia de la Asunción), y la iglesia evangélica Evanjelický kostol .

Otros puntos destacados de la ciudad son Piarska brána, la única puerta de entrada a la ciudad conservada, que en el XVIII se adornó con toques barrocos, la sinagoga judía, la casa-museo Svätý Anton, la suntuosa Casa Fricov, originalmente residencia de la familia Fritz von Friedenliebe  pasó a ser la sede de la Academia Minera; o el jardín botánico Botanická záhrada.

Después de conocer el centro histórico de Banská Štiavnica es recomendable la visita en las afueras de la mina al aire libre (Museo Slovenské banské – Banské múzeum v prírode), museo sobre la antigua actividad minera y que permite adentrarnos en las galerías del siglo XVII. Otra de las minas, Glanzenberg es aún más antigua, y se encuentra cerca del memorial a los liberadores de la ciudad durante la segunda guerra mundial.

También cerca de la ciudad se conservan los ya mencionados tajchy, lagos artificiales utilizados para proporcionar energía a las bombas hidráulicas de las minas, y que formaban canales de unos cien kilómetros de tramos.

El Calvario

Uno de los puntos más visitados  de Banska Stiavnica  -especialmente para los creyentes- es su Calvario (Kalvária) en la montaña adyacente de Scharfenberg (y a la que hay que llegar en coche), formado por 23 “paradas”o capillas, que reflejan escenas de la vida de Jesús. Fue construido entre 1744 y 1751, por iniciativa del jesuita František Perger, en un inconfundible estilo barroco. Las familias de mineros de la ciudad hicieron donaciones, y en cada una de las estaciones se puede observar el escudo de armas de cada donante.

Calvario de Banská Stiavnica
Calvario de Banská Stiavnica

A diferencia de otros calvarios que tienen once estaciones, el de Štiavnica  tiene diecisiete, tres iglesias (Dolný kostol, Sväté schody  y Horný kostol), la Prisión (Ecce homo), y el Santo Sepulcro que se localiza en el lado este de la colina.

Al finalizar el recorrido se alcanza la iglesia, decorada profusamente en el interior.  Objetos, esculturas y pinturas de la iglesia se exhiben en el castillo viejo -Starý zámok Castle-.

De octubre a mayo el calvario solo se puede visitar los fines de semana Además del Calvario, lo realmente espectacular son las vistas del territorio, tanto de la ciudad como del los alrededores de Banska Stiavnica

Alojamiento y hoteles en Banská Štiavnica



Booking.com

Como llegar

Banska Stiavnica  está a dos horas en coche de Bratislava, conectada con autobuses y tren desde la capital de Eslovaquia.

Oficinas de turismo

La oficina de turismo de Banská Štiavnica se encuentra en la calle Nám. sv. Trojice 6, Teléfono: +421-45-694 96 53 y e-mail: ic@banskastiavnica.sk

Mapa de Banská Štiavnica